La delincuencia vuelve a preocupar al país

“Peleas entre pandillas, posesión de armas blancas, alteración del orden público, atracos, agresiones y robos,” son algunos de los casos que se han estado registrando estas últimas semanas en las gendarmerías nacionales de Bata y  Malabo.

Los resultados de los esfuerzos de la gendarmería se están viendo debido a que en estas últimas semanas, se ha detenido a un sinnúmero de jóvenes que han sido protagonistas de una serie de atrocidades que han perturbado y por consiguientemente están suscitando un temor en los ciudadanos, los cuales han denunciado muchos de estos delitos.

Por su parte, entre los principales casos que se han registrado los más relevantes han sido los enfrentamientos con armas blancas entre grupos de jóvenes en los barrios alcaide y Santa María 3 de Malabo, acto que no sólo se había limitado en asuntos concernientes a sus disputas, sino que también, los vecinos de esta comunidad se vieron afectados por  agresiones y robos. El segundo caso relevante es el de los jóvenes que se enfrentaron a un militar donde uno de ellos tuvo que salir herido en la pierna al recibir un disparo en la pierna, pero que fue asistido de inmediato en el hospital.

Por otro lado, uno de los casos que también ha cobrado mucha relevancia en la gendarmería, ha sido del atraco que había sufrido una señora que salía del banco a realizar una operación, la cual fue atracada por un grupo de jóvenes que actuaban con un coche con una matrícula falsa, los cuales fueron identificados por las cámaras de seguridad que se encontraban en la zona; como respuesta a evitación de estas situaciones, la gendarmería ha pedido a la población que no vayan a retirar grandes cantidades de dinero sin alguna compañía y que si sufren algún atraco que lo denuncien de inmediato.

Sin embargo, y teniendo en cuenta que se ha desatado una vez más esta “oleada de delincuencia”, los ciudadanos se están preocupando por la situación en la que se encuentran y han pedido que se refuerce la seguridad en el país para así poder estar “tranquilos” porque para ellos ya “no están a salvo ni en sus propias casas” han reseñado.